Gatuña (Ononis spinosa)



Para seguir conociendo la amplia familia de las leguminosas, hoy es el turno de la Gatuña (Ononis spinosa), especie a la cual en la provincia de Segovia se le atribuyen otros nombres comunes como Uñalgata, Uñagata o Garduña entre otros. Todos estos nombres suelen estar relacionados con las espinas que presenta y lo molesto de los "pinchazos", incluso para el ganado.  

Se trata de una planta perenne y leñosa en su parte baja, normalmente espinosa. Las hojas tienen entre 1 y 3 foliolos de forma elíptica y aserradas. Las flores son solitarias y rosadas con las alas de la corola blancas.


La floración se produce entre los meses de abril y septiembre. Es una especie ampliamente distribuida por toda la península y la podemos encontrar en zonas ruderales, cunetas y barbechos.

La fotografía ha sido realizada el pasado mes de junio en el término municipal de Nava de la Asunción, Segovia, cerca del río Voltoya. 

Punterilla preciosa (Pistorinia hispanica)



La especie de hoy es uno de los pequeños habitantes de las arenas de la Tierra de Pinares, se trata de la Punterilla preciosa (Pistorinia hispanica), de la familia de las crasuláceas. que pese a su pequeño tamaño tiene una floración muy espectacular y llamativa. Es curioso el nombre común que se le da, también otros como Crásula roja. La familia de las crasuláceas engloba distintos géneros de plantas muy conocidas en jardinería, las crasas o suculentas, especies que se caracterizan por su hábitat en zonas muy secas y áridas y por la gran capacidad de almacenamiento de agua que tienen en sus hojas.

Esta especie es una herbácea anual, que como mucho alcanza los 15 cm de altura, con tallos erectos. Las hojas son alargadas en forma de elipse y algo carnosas. Las flores son muy llamativas como se ve bien en las fotografías, dispuestas de forma terminal en el tallo, con 5 lóbulos de color rosa o rojizo de forma general, aunque también hay floraciones más blanquecinas. Destaca en los lóbulos la línea roja central.


Se trata de un endemismo de la península ibérica y la podemos encontrar en ambientes secos y soleados, zonas de matorral bajo o claros. Aquí en la Tierra de Pinares la podemos ver en claros de pinar. Su floración aproximada es entre los meses de mayo y julio dependiendo de la zona.

La fotografía ha sido realizada este mes de Junio en Nava de la Asunción, Segovia, en un claro de pinar de piñonero.

Senecio lividus


De nuevo os traigo una planta de la familia de las compuestas, esta vez se trata del Senecio lividus, una herbácea que puede pasar desapercibida por no ser tan llamativa como otras de su mismo género, pero bastante interesante y común en las arenas de la Tierra de Pinares.

Planta herbácea anual con pelos glandulosos como se ve en las fotografías, hojas con divisiones poco profundas que presentan en el envés un color violáceo frecuente, del cuál le viene el nombre de lividus (lívido). Flores en capítulo reunidos en corimbos.


Florece entre los meses de abril y junio y la podéis encontrar en suelos arenosos de pinar, claros y bordes de caminos y cunetas. La fotografía fue realizada la primavera pasada en el mes de mayo en Nava de la Asunción, Segovia. 

Podéis disfrutar ahora de la floración de esta y muchas otras plantas en los paseos por las zonas de pinar y alrededores del municipio. Aunque debido a estas circunstancias no la estemos viviendo como otros años, pero la primavera ahí está. ¡¡Espero que os guste!!


Viborera (Echium vulgare)


En estos tiempos de cuarentena, os traigo hoy esta planta tan común y conocida por muchos como es la Viborera (Echium vulgare). También la podemos conocer por el nombre común de Chupamieles o Lengua de vaca, que comparte con otras especies. La Viborera pertenece a la familia de las boragináceas.

Se trata de una especie herbácea que puede llegar hasta el metro de altura, con tallos duros bastante cubiertos de pelos pinchudos. Sus hojas son lanceoladas, algo pilosas también. Posee unas flores laterales que surgen en las axilas de las hojas en forma de embudo de color morado o azul violáceo intenso. En cuanto a los estambre de la flor, es característico de esta especie que cuatro de ellos sobresalen de la corola y otro es interior, como podemos ver en las fotografías. 


Su floración normalmente es entre los meses de abril y septiembre y la podemos encontrar por gran parte de la península ibérica en cunetas, terrenos ruderales y baldíos. 

La fotografía está realizada en Nava de la Asunción, provincia de Segovia, en un claro de pinar, la primavera de hace dos años donde hubo unas floraciones grandísimas y muy vistosas de esta especie.

Espero que hayáis disfrutado un poco de esta nueva especie desde la cuarentena, y que dentro de poco podamos disfrutar de la primavera y de todas estas plantas saliendo al monte y no viéndolo por internet, que al final de eso se trata, de poder aprender y conocer mejor el monte, que al fin y al cabo, es el que nos enseña a vivir. Que nos sirva este tiempo para poder reflexionar y ver todo con más calma, y que cuando pase, nos ayude a disfrutar y valorar más la naturaleza y todas esas pequeñas cosas que no valoramos y son las que nos hacen sentir vivos de verdad. 

Raíz colorada (Alkanna tinctoria)


Después de unos meses sin subir nada nuevo al blog, principalmente por falta de tiempo, ya que me gusta dedicar bastante a cada entrada, para poder seguir aprendiendo y disfrutando del monte, que al final es de lo que se trata, hoy os traigo esta bonita Raíz colorada (Alkanna tinctoria), una especie que pertenece a la familia de las boragináceas. El nombre común de Raíz colorada, al igual que otros muchos más que se le atribuyen, como por ejemplo Palomilla de tintes, hacen referencia a uno de los usos que se le daba a esta planta, que era la obtención de colorante a través de su raíz.

Se trata de una planta herbácea vivaz, que puede alcanzar hasta los 40 cm y cubierta de pilosidad. Presenta tallos erectos y lignificados, con hojas en la base pecioladas y estrechamente lanceoladas y las superiores más pequeñas abrazando un poco al tallo. Las flores son de color azul violáceo en forma de embudo con cinco lóbulos y los estambres sin sobresalir de la corola.



Florece de mayo a junio generalmente y la podemos encontrar en márgenes de cultivos, zonas de barbecho y en terrenos removidos con preferencia por los suelos básicos. 

La fotografía fue realizada el pasado mes de mayo en Mata de Cuéllar, provincia de Segovia, en una buena mañana de monte conociendo esta zona en muy buena compañia. Agradecer a Raúl la mañana y la identificación de la especie. A seguir disfrutando de días así de campo. 

¡Espero que os guste!